La Proporción Cordobesa: ¿Origami o Euclides?


Las Constantes de Proporción, esos números mágicos, indeterminados y de infinitos decimales, que, sin embargo definen algo tan racional como toda la elemental, y a la vez, son el canon también de algo tan espiritual e inconcreto como es la Belleza. Esta dualidad razón-espíritu de números imposibles de escribir, parece contener algo de esa esencia divina que dibuja el mundo.

La Mezquita Alhama de Córdoba, está también sujeta a una “regla de oro”. La mística de los números en el Islam, da al ocho la mayor proximidad de lo divino. Representa el trono de Alá el supremo que está sujeto por ocho ángeles. Es el “mandala” de la religión islámica y al igual que la cruz dibuja las plantas de los templos cristianos.

El arquitecto cordobés Rafael de la Hoz Arderius es el primero que estudia en profundidad esta Constante de Proporción en la arquitectura cordobesa. Busca la relación y la influencia de los Elementos de Euclides y la halla en sus dimensiones. Pero la Historia es siempre poliédrica y muchas las influencias sobre las ideas. Así sucede que antes de la traducción de Euclides en Córdoba, llega a través de cautivos orientales de la Batalla de Samarcanda (750), las técnicas de fabricación de papel y con él, un ritual oriental convertido en popular entretenimiento. El Origami (papiroflexia) se populariza en la población árabe del siglo VIII y los alarifes encuentran es esta técnica multitud de aplicaciones a la construcción, ya que los pliegues del Origami permiten obtener polígonos regulares sin más herramienta que un cuadrado de papel y las manos. Euclides está naturalmente contenido en los intuitivos pliegues de este simple papel.

La obra es una reflexión gráfica que intenta inscribir en una retícula de octógonos la y las diferentes etapas de la construcción del templo. Esta da el curioso resultado de que las dos piezas esenciales de la mezquita; el Mihrab como representación de dios, y el minarete como representación de la voz del hombre, están inscritas en una de las dos bases* tradicionales del origami: La Base Pez.

(*) Se llama Base a los pliegues primeros que se efectúan sobre el cuadrado de papel para construir cualquier figura. Dos son las bases fundamentales: La base cometa, que permite construir polígonos de lados impares, y la Base Pez con la que se obtienen los polígonos pares entre los que sale con facilidad el octógono.

La
Autor: Luis Calvo
Dimensiones: 260 x 200 cm
Soporte: Impresión digital sobre tejido de algodón sobre bastidores (5 módulos)
Técnica: Dibujo vectorial

La exposición “La Sexta Mirada” puede visitarse a partir de hoy en la Casa Góngora de Córdoba (c/ Cabezas)

Be Sociable, Share!

3 comments for “La Proporción Cordobesa: ¿Origami o Euclides?

  1. luzangela
    23/05/2010 at 03:14

    en verdad estoy atrapada con éste arte nunca pensé que había tanta gente en éste camino y me siento muy pequeñita al ver que hay personas tan creativas y tan hábiles los admiro a todos . quiero aprender a hacer esos kusudamas porfi! que alguien me enseñe…. o mande un mail así comienzo a saciar mi sed de aprendisaje en éste arte . gracias muy bueno todo ésto

  2. luzangela
    23/05/2010 at 03:17

    Ah! olvidé decir que soy de Córdoba capital – Argentina

  3. ja
    19/06/2010 at 23:39

    Lo siento mucho, pero la proporción cordobesa sólo se puede ver en la planta de la mezquita de Córdoba si no se tiene en cuenta que ha habido distintas ampliaciones. Rafael de la Hoz realiza sus cálculos sobre la obra ya completa, no teniendo en cuenta que se trata de un palimpsesto. Al menos tres de las cuatro ampliaciones se realizan no en base a 1’306, sino a …………
    Esto no contradice en nada las posibilidades de la razón denominada cordobesa, pero sí hay que empezar a matizar que no está implicada en el trazado de la mezquita aljama, ni en la original (cuadrado), ni en las ampliaciones.
    En mi opinión (totalmente subjetiva, matizable, criticable, reprochable, ……ble), la razón cordobesa no es ni especialmente estética, ni especialmente práctica. No veo que se emplee ni en la Córdoba califal. Hay otras con muchas más “posibilidades”, que dan más juego en un diseño arquitectónico armónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *