La primera mezquita

Por lo que se refiere a la génesis formal de la mezquita, hay que decir que su modelo más primitivo, la sala hipóstila con patio, surgió de la necesidad de combinar la función de la oración colectiva con las formas más simples posibles, cuyo prototipo accidental resultó ser la casa del Profeta en Medina, que responde a un tipo básico sencillo, fácil de instalar y abierto a adaptaciones e innovaciones que no tardarían en llegar (figura 1). Esta casa de Muhammad en Medina fue construida en 622, inmediatamente después de la hégira, para él y su familia.
Según las fuentes escritas (puesto que no se conservan restos originales), la tal «casa» era un recinto de adobe, aproximadamente cuadrado, de unos 50 metros de lado, con muros de unos 3,5 metros de altura. La zona meridional tenía una cubierta de hojas de palma mezcladas con barro, sostenida por columnas de tronco de palmera que definían tres naves paralelas al muro sur. Se constituyó así el primer recinto de plegarias (haram). Contra el exterior del muro oriental se adosaron habitaciones abiertas al interior del conjunto, que fueron destinadas a las sucesivas esposas del Profeta. En 632, año de la muerte de éste, había nueve habitaciones. Sus entradas se cerraban con cortinas y «se podía tocar el techo con las manos».
En el ángulo noroeste del patio definido había un cobertizo semejante al del lado sur y que servía de refugio para los pobres.
Es evidente que la llamada «casa» del Profeta debió construirse con las citadas orientación y dimensiones precisamente para albergar a la comunidad de los fieles, o cuando menos a parte de ella, en oración colectiva. Las fuentes recogen el carácter semipúblico del edificio, y en el Corán se pide que no se entre en ella a cualquier hora, señal de que el Profeta debía tener establecido una especie de horario. No fue santuario público hasta 674.
Nada se sabe de otras mezquitas en la época de Muhammad, aunque se mencionan de forma genérica (masagid) en las fuentes. Debían ser oratorios al aire libre. Es muy posible que el propio Profeta ordenase construir algunas cerca de su casa.
El modelo hipóstilo de mezquita, al que pertenece la Mezquita de Córdoba, es el más primitivo y está inspirado en la casa del Profeta.

La mezquita: definición de un espacio. Juan A. Souto. Universidad Complutense
Fuente: Revista de Ciencias de las Religiones Anejos 2004, X, pp. 103-109

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *