El bosque de columnas: la esencia de la arquitectura del templo

PARTES-DEL-ARCO

El espacio interior conocido como “el bosque de ” es la esencia innovadora de este edificio. Podríamos decir que el arco de herradura es el arco más netamente español de todos los usados en arquitectura. De origen visigodo, sus primeros ejemplos se encuentran mayoritariamente en España. Los árabes lo copian en la Basílica de San Vicente, espacio sagrado cristiano que ocupaba el espacio que hoy ocupa la Mezquita, y que antes de su destrucción fue de rezo compartido durante algunas décadas.Los de herradura en la Mezquita de Córdoba, si bien no cumplen una simple función decorativa, tampoco son parte fundamental de la estructura general, ya que su función se remite a ser un elemento de entibo (puntal, viga), mientras que los constructivos propiamente son los semicirculares (de medio punto) que van en lo alto.

Pero lo que realmente supone una innovación es la manera de construir los pilares para con el menor punto de apoyo conseguir la mayor superficie cubierta. Esto se consigue aumentando de abajo a arriba la superficie de apoyo donde descansarán las cubiertas, a través de sus elementos modulares. Veamos, empezando por la base este interesante sistema.

La basa, cuando la hay, pues no todas las columnas la tienen, sirve en muchos casos para calzar y nivelar los pilares, ya que al ser de acarreo los materiales, estos tienen distintas alturas. Sobre la basa van los estilizados fustes de las columnas que están rematados con capiteles también reciclados de monumentos romanos y visigodos de la ciudad. El capitel es el primer elemento que amplia la superficie de apoyo. Sobre este se coloca el cimacio con forma de tronco piramidal invertido consiguiendo ganar más centímetros de apoyo. Encima del cimacio arranca otra innovación de la Mezquita de Córdoba, una especie de ménsula con nombre propio: El modillón de rollo que permite construir sobre él un pilar de una anchura considerable. Este sujeta las impostas del arco de medio punto que están voladas mediante un chaflán y que suponen también una innovación, que da por fin el ancho de más de un metro necesario para soportar las dos aguas de las cubiertas y el drenaje de las aguas, tallado en las últimas piedras de este pilar.

Con todo este proceso se ha conseguido un espacio diáfano de gran tamaño y sin apenas interferencias visuales. Aun hoy, 1200 años después, sigue sorprendiendo la creatividad y gracilidad de esta ingeniosa obra. Tengamos en cuenta que el ancho de las naves, con algunas salvedades, es de siete metros.

NOTA: La fotografía del gráfico está tomada en la parte fundacional de Abderramán I.

Be Sociable, Share!

1 comment for “El bosque de columnas: la esencia de la arquitectura del templo

  1. Luis Calvo
    06/02/2010 at 11:33

    A ver que te parece esto y si el texto es válido o se puede mejorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *