Descripción de la Mezquita en 1836

MEZQUITA Ó CATEDRAL DE CÓRDOVA.
Descripción en “El Instructor” muy interesante por su objetividad.

Abderraman I principió la construcción de esta famosa Mezquita, pero la muerte no le permitió completar la obra, dejando á su hijo y sucesor Histuun el encargo y los medios para la empresa segun el plan originalmente adoptado, y en el año 800 quedó concluida. Posteriormente fueron añadidos otros edificios contiguos por los Califas sucesores hasta dejarla en el estado en que la hallaron

los Españoles al tiempo de la reconquista. Es cosa algo singular que los Romanos hubiesen elejido aquel mismo sitio para erijir en él el templo de Jano, el que destruido por los Godos levantaron sobre sus ruinas una iglesia Cristiana, y arrasada esta por los Mahometanos edificaron esta mezquita, que cuatro siglos despues fue convertida en una catedral Católica, de modo que parece haber destinado la naturaleza aquel terreno para servir de culto á Gentiles, primeros Cristianos, Mahometanos y Católicos Romanos; y con la circunstancia de haber sido siempre un templo de primer orden, pues en la opinion de los Musulmanes la mezquita de Córdova no cedia en grandeza y santidad sino a la d« Meca.

La planta del edificio es cuadrangular, 620 pies” de largo, Norte á Sur, y 440 de ancho, Este á Oeste, separada de todo otro edificio, y con cuatro calles elegantes por los cuatro lados. Las paredes estan formadas de cantos escuadrados, y el frente del norte cubierto con ornamentos de estuco esquisitos. Delante de la puerta principal hay seis hermosas columnas de jaspe, y enfrente de estas hay una galeria de 180 pies de largo, rodeada por tres ángulos con un pórtico hermoso soportado por 72 columnas, y en medio está el patio adornado con naranjos, limones, palmas, y fuentes con hermosos surtidores. Una torre elegante, de diez y siete varas de ancho por cada lado, se levanta á un lado á una altura correspondiente á su grosor, con 14 balcones adornados con columnas de marmol rojo y negro. Esta torre termina en un número considerable de arcos pequeños, en forma de festones suportados por columnas, las que con las de los balcones llegan al número de 100. Las puertas, segun el diseño original eran veinte y una, cubiertas todas con ricas labores del mejor bronce de Andalucia; pero ahora no hay mas de diez y siete puertas, y solo cinco sirven de entrada al público.

Entrando en la mezquita se presentan á la vista diez y nueve naves, de norte á sur, las que estan cortadas por diez y siete naves menores de oriente á poniente, divididas las naves por 850 columnas de los mármoles mas ricos ; el número de columnas dentro del templo, en el pórtico y en la torre, llega á 1,100, un conjunto de que no hay ejemplo en otro edificio alguno en todo el mundo. Las dimensiones de estas columnas en el interior no son iguales, variando de dos y media á cuatro varas, porque hubiera sido muy dificil sacar de las canteras una tal multitud de columnas iguales de una sola pieza; pero variando las basas á proporcion en altura, los capiteles, que son generalmente del orden Corintio, -quedan nivelados. La puerta principal que conducia al Makmra ó santuario estaba cubierta con una lámina de oro, asi como la pared del Mthrab ó presbiterio para el uso esclusivo de los Kiumet ó sacerdotes; y en un tabernáculo de oro con perlas y rubies engastados, estaba depositada la copia principal de Al Koram, la biblia de los Mohometanos, y fundamento del Islamismo. El púlpito desde donde los Al Faqu’u ó Doctores esplicaban la ley, era una obra esquisita,estando hecho de las maderas mas ricas conocidas en aquel tiempo, y aseguran los escritores Arabes que se gastaron siete años en su hechura. Once mil lámparas, colgadas de doscientos y ochenta candelabros, alumbraban el interior de la mezquita, consumiendo 11 quintales de algodon y 1100 arrobas de aceite al año, con gran cantidad de incienso y otros perfumes. El número de empleados en la mezquita, incluyendo los sacerdotes, diáconos lectores, zeladores, &c. pasaba de 300. Tal era la mezquita en tiempo de los Arabes, segun las relaciones de escritores contemporáneos.

Conquistada Córdova por los Castellanos, la mezquita fue convertida en catedral, y preservó su antiguo plan desde 1236 hasta 1528, cuando Carlos V permitió al cabildo hacer algunas alteraciones, las que han sido continuadas desfigurando esta noble obra de arquitectura Arábiga tan singular, para hacerla mas adaptada á la celebracion de los ritos de la religion católica, tan diferentes de aquellos para los que fue construida.

La mutilacion mas visible que ha hecho el cabildo fue, el erijir un inmenso coro en el centro elevandose como otra iglesia interior, y privando de todos puntos la vista de un cuadrángulo tan estraordinario. ” Si este coro hubiera sido levantado en el centro de otra iglesia,” dice un viajero instruido, ” seria digno de alabanza por la grandeza gótica del plan, la elevacion de la cúpula, la talla de las sillas, y elegancia de ornamentos; pero enmedio de una mezquita Morisca es impropio, porque destruye la unidad del diseño, oscurece el resto y envuelve en confusion la idea del efecto general que deberia causar el edificio.”

En cuanto al efecto que la primera vista de esta mezquita presenta al ojo del espectador, copiaremos aqui las espresiones de varios viajeros. ” Aqui se halla uno,” dice un anónimo, “en un perfecto bosque de columnas, formadas en tantas hileras paralelas que admira.” ” Nada,” dice otro, ” puede hallarse mas sorprendente que el primer paso que se da dentro de este edificio mas singular que hermoso. No pienso podrá darse una mirada mas estraordinaria que la presentada al ojo cuando se coloca uno en un sitio de esta iglesia desde donde se puedan ver las naves á lo largo en ángulos rectos; y no menos maravillosa es la apariencia cuando se mira las hileras de columnas y arcos en una linea oblicua. Es la mas confundida escena que se puede imaginar.” Mr. Inglis dice que la vista del interior de esta iglesia es curiosa, pero no hermosa ni sorprendente ; ” el interes principal proviene del conocimiento que obtenemos por eirá de la estructura é interior de una mezquita; si prescindimos de este interes, no observaremos mas que un laberinto de pequenas columnas sin orden y sin elegancia.” El capitan Cook habla de la mezquita generalmente, y dice, ” Aun en su estado alterado es la mayor curiosidad de arquitectura en Europa; el efecto que causa la interseccion de veinte y nueve hileras de columnas, con otras diez y nueve; la luz oscura, apenas suficiente para distinguir la distancia; el estraño efecto de estas columnatas entendiendose 620 pies por un lado y 440 por otro, con la altura de solo 30 pies, no puede describirse, es una cosa sin igual.”

Hemos dado estas diferentes opiniones para que nuestros lectores, comparandolas entre si, puedan formar alguna idea por si mismos.

En cuanto al esterior solo diremos, que no presenta mas que una pared mas ó menos alta por los cuatro frentes, de una gran solidez, terminando en almenas ahorquilladas, y soportada á intervalos por estribos que á distancia tienen apariencia de torres. Cada frente se diferencia del otro no solo en decoraciones mas en altura, lo que se puede atribuir á dos causas: —la estremada pasion de los Arabes por la variedad, y la desigualdad del terreno, siendo necesario subir por treinta gradas para entrar en la mezquita por el lado del sur, y bajar por catorce para entrar por el lado del norte.

Fuente: El Instructor, pg.80

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *